Es un placer encontrar otros festivales que apuestan por esta maravillosa disciplina.

Gracias a NUDO Festival  de Poesía Visual (Barcelona) por acogernos y dejarnos presentar los trabajos finalistas de la primera edición de los que nos sentimos tan orgullosos.